domingo, 19 de enero de 2014

En ese mismo año


Un día cualquiera y sin saber por qué, me paré a pensar tontamente en que siempre que ocurre una cosa ocurren muchas otras. Es decir, los acontecimientos son constantes, no hay un minuto en el devenir del tiempo ni un lugar del mundo en que no esté ocurriendo algo. Algo importante.
Sin haber vuelto a pensar en esto, hace poco caí en la cuenta de que durante 1895, mientras Eugene Field escribía Los amores de un bibliómano y Stephen Crane La roja insignia del valor, Oscar Wilde era arrestado y juzgado y entraba en la cárcel para cumplir  dos años de condena.
Esto, por cierto, me llevó a preguntarme si Field o Crane llegarían a tener noticia de lo que le estaba ocurriendo a Wilde y, en ese caso, qué pensarían… También recordé lo que pensé aquella vez, que todo  acontecimiento está rodeado de otros. Y sin pretender hacer un listado de efemérides, que se refieren a los hechos de un día concreto, quise hacer una prueba por pura curiosidad.
La prueba consistía en elegir  un año cualquiera y comprobar qué acontecimientos habían tenido lugar durante ese año. Pero para hacer la pesquisa más abarcable y  al mismo tiempo más desafiante, me limité a acontecimientos relacionados con la literatura.
 
El primer año que se me vino a la cabeza fue 1900, quizá por ser un número redondo, quizá por ser el de la muerte de Wilde. Y en mi búsqueda descubrí que en ese mismo año también murió Stephen Crane precisamente, además de Nietzsche y Eça de Queiroz. Pero nació Antoine de Saint-Exupéry y Frank L. Baum escribió El mago de Oz.
No está mal: un poco de magia para compensar.
Entonces tuve curiosidad por saber el año de publicación de la obra más famosa de Saint-Exupéry.  Y al saber que El principito se publicó en 1943, quise ver qué otros hechos literarios tuvieron lugar en ese año. Y, entre muchos otros, vi que uno de mis  escritores favoritos, Roal Dahl,  que también había sido piloto como Saint-Exupéry, fíjense en la casualidad, escribió The Gremlims, el primero de sus maravillosos cuentos de fantasía. Más magia literaria.


Y al igual que antes,  me pregunté qué habrían pensado estos dos hombres de letras, que amaban a los niños y creaban para ellos fantásticos y divertidos mundos, si hubieran sabido que en ese mismo año una niña llamada Anne Frank vivía encerrada en un mundo tenebroso, y que aun así tenía aliento para escribir un diario y para soñar con ir a la escuela.
Podría haber seguido así ad infinitum, enlazando una fecha con otra, un hecho con otro, unas personas con otras; pero esto me bastó para pensar que en el mundo, en el tiempo y en la vida todo está conectado de alguna manera; que en el universo no hay un momento perdido, no hay un instante vacío, y que miremos donde miremos siempre encontraremos a alguien haciendo algo de provecho o soñando con hacerlo, porque esa es nuestra naturaleza.
Por eso estoy segura de que  ahora mismo hay alguien en algún sitio haciendo algo bueno para los demás, incluso sin pretenderlo. Por ejemplo, escribir un libro que hará soñar a muchos.

17 comentarios:

Rato Raro dijo...

Pues yo he invertido un poco de mi tiempo para leer tu post y escribir este comentario, mostrando mi presencia pasajera por este blog tan maravilloso.

Un abrazo,

Rato Raro

loquemeahorro dijo...

También con un post tan bonito se puede crear un poquito de magia, o por lo menos poner una sonrisa en la cara de alguien que lucha con el lunes.

Sara dijo...

Me suena todo muy esotérico, ¿es verdad? Pero,como dicen los amigos anteriores, la entrada es maravillosa, tanto por el continente como por el contenido.

Besitos.

Marisa C. dijo...

Creo que todo ocupa su lugar en el universo y ocurre por algún motivo. El arte, como expresión del espíritu , está todavía más cargado de magia que cualquier otra cosa, por lo tanto, influye más en el resto del universo. Como siempre, una gran entrada, Ángeles. Cada vez te superas más. Abrazos.

Ángeles dijo...

Rato Raro, qué alegría verte por aquí de nuevo.
Muchas gracias por tu visita y por tus palabras. Muy amable, señor :-)

Un abrazo.


Oh, loque, muchas gracias. Me encanta poder ponerle una sonrisa a quien me la pone a mí tantas veces :-) 



Muchas gracias, Sara.
No sé yo si hay algo esotérico en estas cosas, pero la verdad es que algunas coincidencias parecen preparadas…

Besitos.


Es cierto, Marisa, el arte influye en todo, aunque sea de manera indirecta e incluso aunque no nos demos cuenta.

Gracias de corazón por tus palabras.
Un abrazo.



JuanRa Diablo dijo...

Muy bonita reflexión, amiga. Y contada con una magia que me ha emocionado, sobre todo al leer el nombre de Anna Frank, e imaginarla encerrada, anhelando una vida mejor. Uff, cómo estremece su Diario.

Y bueno, esto de elegir un año al azar e investigar qué acontecimientos ocurrian al mismo tiempo, además de divertido me parece muy enriquecedor, pues ayuda a contextualizar y a tener una mejor visión de las épocas.

Yo he elegido el año 1902, por ser el año en el que nació mi abuela Anita.
En ese año también nacían el poeta Rafael Alberti y el novelista John Steinbeck, y moría Emilio Zola.
Azorín, escritor de esta tierra, publicaba La voluntad, mientras que Georges Méliès proyectaba en Francia una película de 14 minutos que se llamaba Viaje a la luna, y Ruperto Chapí, el compositor villenero de zarzuelas, estrenaba El puñao de rosas

Qué bonito, ¿verdad? Es como pasear en el tiempo :)

Un saludo

PD ¿Esos Gremlins que nombras tienen algo que ver con la famosa película?

Zazou Bibliomaniaca dijo...

Me has puesto melancólica, no, ya estaba melancólica antes de tu entrada. Qué sugerente.
Besucos.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, JuanRa. Me alegro de que te haya parecido 'divertido y enriquecedor'. Eso no es poca cosa.

Y me ha encantado que te hayas puesto tú también ha investigar un año concreto y hayas descubierto hechos simultáneos tan interesantes.
Es verdad, es como pasear en el tiempo, y también en el espacio, de un país a otro. Y fíjate qué bonito es que aunque Steinbeck y tu abuela jamás supieran el uno del otro, y llevaron vidas sin duda diferentes por completo, tú ahora puedes reunirlos en tu corazón, recordándola a ella mientras lees las historias que él escribió :-)

Ah, los gremlins de la película están basados ligeramente en los de Roal Dahl, que a su vez están inspirados en una leyenda que circulaba entre los pilotos británicos, según la cual unos seres traviesillos se entretenían estropeando los aviones.

Un saludo, amigo.


Espero, Zazou, que tu melancolía sea de la variedad dulce, de la que nos hace soñar, no de la triste que nos hace llorar.

Abrazos.

MJ dijo...

¡Qué entrada tan bonita, Ángeles! Ya solo con la frase "no hay un minuto en el devenir del tiempo ni un lugar del mundo en que no esté ocurriendo algo" merece la pena leerla y releerla. Es mágico eso de pasear por el tiempo y enlazar una cosa con otra, y la verdad es que en eso internet es un buen instrumento. Yo también me he hecho ese paseo alguna vez, pero pienso repetir inspirada por el éxito que has tenido :-)
Gracias.

Juan M Santos dijo...

Very very interesting.Me ha encantado ese leve aroma a fantasía y especulación espacio temporal que destila esta entrada. Como sabes, es uno de mis temas preferidos y me gustaría que siguieras ese intricado camino en alguna otra ocasión. Tu visión de las cosas que ocurren en esos senderos que recorren y atraviesan "la piel del cosmos" puede ser muy enriquecedora para estos a los que nos gusta esa temática. Por cierto, no solo ocurren hechos simultáneos y, quizá, relacionados en este Universo. ¿Y si hubiera realidades coexistentes (prefiero este concepto al de "universos paralelos") en las que los hechos además de simultáneos y relacionados fueran complementarios?
¿...?

Ángeles dijo...

Muchas gracias a ti, MJ, eres muy amable, y me alegra mucho que te haya gustado la entrada y te haya inspirado.
Espero que disfrutes de tu paseo :-)


Thank you, Juan. Me ha gustado eso de “aroma a fantasía y especulación espacio temporal”. Jopé, casi nada…

Lo de las “realidades coexistentes” ya es demasiado complicado para mí. Es con una realidad sola y me hago un lío…

Saluditos

PD: A lo mejor la próxima entrada te gusta también...

Mae Wom dijo...

Pues yo estoy haciendo algo que si bien no es bueno para los demás en sí mismo lo es para mí y es leer tu entrada.
En línea con lo de las cosas que están conectadas me ha pasado un montón de veces de estar leyendo una novela, historia o lo que fuera y aparecer mi fecha de nacimiento ahí reflejada, que ya de por sí es rarilla.
Siempre me deja con una sensación mezcla de ilusión e insignificancia. Estar ahí para cualquiera que lo lea aunque nunca nadie sepa que para alguien es la fecha de su cumpleaños te hace conectarte con el mundo de una forma extraña.

Ángeles dijo...

Muchas gracias, Mae .
Me ha gustado eso de "una mezcla de ilusión e insignificancia". Es muy filosófico :-)

Anónimo dijo...

Este ejercicio de las coincidencias históricas también me gusta mucho a mí y lo practico constantemente. No precisamente con la Literatura, o no sólo con ella. Además, el saber las fechas de acontecimientos históricos es un recurso mnemotécnico (¿se dice así?)que utilizo para recordar cifras.
En fin...¡Terminé! He recorrido estos casi seis años de maravilloso blog y ha sido una experiencia fascinante.
Es cierto que por una lado,ya tenía ganas de acabar para volver a mi vida normal porque es cierto que la oficina necesitaba mucha más atención de mi parte y me sentía culpable de abandono de mis labores y porque comprobaba que me había vuelto un blogadicto de cuidado... pero no te digo esto para hacerte sentir mal. Al contrario, quiero hacerte saber que este sitio, junto a otro que tú y yo sabemos que por cierto tiene un dueño con muy mala prensa, contiene una magia especial, humor, conocimiento e imaginación que lo hacen un sitio de interés cultural digno de figurar en las guías de Internet. Así que la adicción, con estas entradas cortas, tan amenas, que invitan a leer la siguiente y otra más, está totalmente asegurada. Esa es la única contraindicación.
Bueno, pues entonces ya no me queda más que esperar a la próxima semana para leerte, de nuevo.
Besazo.

carlos

Ángeles dijo...

Muchísimas gracias, Carlos, de corazón.
Ojalá sigas pensando igual de ahora en adelante.
Un abrazo.

guille dijo...

un verdadero placer leerte.

esas fechas que cruzan nombres y nos muestran coincidencias, pero también gentes que vivieron de manera tan distinta su tiempo en la tierra.

siempre me ha producido curiosidad como reaccionaban quienes vivían al mismo tiempo de algunos hechos que encuentro.
¿como los escritores que conocían el caso Wilde?
¿que sabían Saint-Exupéry de Dahl y viceversa?
¿tuvieron algún contacto Nietzsche y Wilde?

por centrarme en algunos de los que nombras.

pero se podría añadir
¿que pensaron sus compañeros de profesión de la aparición de "los desnudos y los muertos" de Mailer?
¿y sus compañeros de guerra?

pero lo que me ha hecho disfrutar enormemente de esta entrada tiene que ver con tus letras.

"...que en el universo no hay un momento perdido, no hay un instante vacío, y que miremos donde miremos siempre encontraremos a alguien haciendo algo de provecho o soñando con hacerlo, porque esa es nuestra naturaleza.
Por eso estoy segura de que ahora mismo hay alguien en algún sitio haciendo algo bueno para los demás, incluso sin pretenderlo. Por ejemplo, escribir un libro que hará soñar a muchos."

no solo me parece un texto magnifico, me enseña a una mujer que también lo es, es su confianza en el genero humano.
me da que no me quedará mas remedio que robártelo para una de mis entradas.

un placer pasar por aquí.

Ángeles dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Guille, que son una alegría y una satisfacción enorme para mí. Eres amabilísimo.

NO hace falta que "me robes" nada para tu blog: yo te lo cedo gustosamente.

Un placer que pases por aquí.